Musicoterapia
   
La musicoterapia es un tipo de terapia alternativa que se basa en la utilización de la música para conseguir, a través del oído, resultados a nivel tanto psicológico como físico. Está científicamente demostrado que la música y sus elementos producen diferentes reacciones en el cerebro, ya sea en humanos o en animales. De hecho, está demostrado incluso que la música y los sonidos influyen también en las plantas.
 
 

A nivel práctico, la musicoterapia puede ayudar a relajar el organismo, a facilitar la comprensión y el aprendizaje, para la coordinación (muy importante en ratas de edad ya avanzada), para calmar estados de rabia, depresión o temor y para abrir emocionalmente al musicopaciente. Igualmente se obtiene una relajación a nivel físico, disminuyendo los latidos cardíacos y relajando la respiración, además puede llegar a mejorarse el sistema inmunitario.

Obviamente, si decidimos optar por utilizar la técnica de la musicoterapia con nuestras ratas hemos de dejar un poco de lado nuestros gustos musicales y optar por melodías adecuadas al efecto que queramos lograr. Por ejemplo, no es conveniente a una rata nerviosa ponerle hardcore, se va a estresar más e incluso podemos obtener lo contrario a lo que queremos.

Para realizar la musicoterapia, lo principal es elegir la música adecuada. Si pretendemos relajar a nuestra ratita, abrir su mente, tranquilizarla y similares, hemos de optar por melodías suaves y relajantes, lo ideal es la música de tipo reiki, yoga, meditación, budista, sonidos de la naturaleza o música clásica. Para casos de depresión o tristeza buscaremos algo similar pero en tonos más agudos y alegres, igualmente en el caso que queramos estimular a una rata.

La manera de realizarla es sencilla, pero hemos de preparar un ambiente agradable y tranquilo, donde la rata se sienta segura y pueda disfrutar del sonido que va a rodearla. Se puede combinar la musicoterapia con la aromaterapia y el masaje, técnicas que explicaremos más adelante.

La música ha de ir aumentando progresivamente. Comenzaremos por tenerla en un tono suave y la iremos aumentando muy poco a poco, estando siempre pendientes de las reacciones de nuestra compañera. No llegaremos a un nivel muy alto, recordad que las ratas oyen mucho más que nosotros! Cuando la melodía esté en un volumen moderado nos quedaremos escuchando, con nuestra ratita, disfrutando de la música y acariciándola al ritmo de esta.

 

 

Como cualquier técnica alternativa, la rata no va a mejorar en un día, está claro, sino progresivamente. Debemos repetir el ritual varias veces por semana, convirtiéndolo en un momento más de placer junto a ella. Tampoco debemos ser repetitivos y ponerle siempre la misma canción, pues eso la aburriría.

A medida que se vaya relajando podemos irle presentando más estilos de música, introduciéndole poco a poco la música que escuchamos cada uno, pero ojo, puede que a alguna no le guste! Que todo puede suceder.

 
 
página siguiente