Parásitos externos (ectoparásitos)  
   
Son aquellos que viven y actúan en la superficie corporal de los seres vivos

Tipos de ectoparásitos que pueden afectar a las ratas:

- Sarna sarcóptica (sarna común)

La sarna sarcóptica , también llamada escabiosis, es una afección contagiosa de la piel, producida por el ácaro sarcoptes scabiei; el cual se alimenta de la sangre del animal contaminado. Se transmite por contacto directo, a través de fomites (ropa, toallas, etc.) e, igualmente, por vía sexual. Tienen una especial atracción por los seres con defensas inmunitarias bajas, y suelen atacar zonas más sensibles, como el cuello, la barriga, genitales y base del rabo o detrás de las orejas, aunque también afecta a otras zonas.

Tiene un período de incubación largo de varias semanas por lo que suele ser difícil saber la fuente de infestación. Sus síntomas comienzan con un prurito muy intenso, derivando en máculas, pápulas eritematosas de color rojizo, alopecias (ausencia de pelo) y costras.

Esta infección parasitaria es difícil de diagnosticar, siendo necesaria la observación de los parásitos en el microscopio, tras un raspado de piel en una de las zonas infectadas. Aún así, el 70% de las muestras de raspados de piel resultan negativos en el examen microscópico, sin nombrar los casos de la denominada “sarna sarcóptica de incógnito” que no se presenta con lesiones evidentes y es mucho más difícil de diagnosticar.

El tratamiento de la sarna sarcóptica consiste en aplicar productos acaricidas tanto de forma tópica (baños) o con inyecciones de ivermectina. Por suerte, los resultados con el tratamiento son relativamente rápidos.

Es muy importante que, una vez detectado el parásito, se trate a todos los animales que conviven con el animal infectado, tengan o no síntomas aparentes.
También hay que tener en cuenta que este tipo de parásito puede afectar también al ser humano, aunque no sobrevive en la piel humana durante mucho tiempo, aún así hay que tomar precauciones.

Para evitar el contacto por fomites, será necesario lavar a 60ºC (o a la temperatura más alta soportada por la prenda) toda la ropa, toallas, hamacas, etc, con las que estuvo en contacto la rata infectada.

- Sarna demodécica (sarna roja)

Este tipo de sarna está producida por el ácaro demodex canis. Es un ácaro que se encuentra presente, en una cantidad reducida, en los animales, generalmente en los perros; por lo que no suelen pasar a las ratas

Por lo general, no causan ningún problema, el acaro habita los folículos pilosos y glándulas anexas de las cuales obtiene su alimento.
Pero cuando el perro tiene un sistema inmunológico inmaduro o comprometido, los demodex se reproducen a un ritmo acelerado y pronto crecen fuera de control, causando pérdida de pelo y prurito. El tratamiento es similar al de la sarna sarcóptica.

No afecta al hombre y, como ya hemos mencionado, es raro que afecte a las ratas.

- Sarna Otodéctica (sarna del oído)

También es llamada otocariasis. Está provocada por el ácaro otodectes cynotis y afectan, principalmente, a las orejas, tanto al exterior como al interior de las mismas.
Producen un gran picor, descamación de la piel, enrojecimiento, hinchazón y un aumento del cerumen de las orejas. A su vez, estos ácaros producen otitis, las ratas suelen ladear la cabeza ante esta infección y un rápido tratamiento es fundamental para que recobre la normalidad.

Se transmiten por contacto directo, pudiendo pasar directamente de oreja a oreja.

Estos ácaros pueden verse a simple vista, son como unos puntitos blancos que se mueven. Pero con un raspado cutáneo se reconocerán perfectamente

El tratamiento suele basarse en gotas para los oídos, así como una correcta higiene auricular. Siendo preciso un antibiótico en caso de haber otitis.
 
Página siguiente