Reproducción de las ratas  
   

El nacimiento de las ratitas es todo un evento y desde su preparación, hasta el momento de dejarlos ir a sus nuevos hogares; lleva cierto trabajo. En este apartado os vamos a explicar, lo mejor que podamos, la reproducción de las ratas, desde un punto de vista práctico, desde la presentación de la pareja, hasta el destete de los bebés.

 
Antes de empezar...
Los bebés de cualquier animal son siempre adorables, y las fotos que podéis encontrar en nuestra web no os van ayudar a pensar el contrario. Pero, antes de lanzaros en la cría de ratas, hay que ser conscientes de las responsabilidades que hay que tomar acerca de la madre y de los pequeños, así como los riesgos.
 
Los compromisos de un criador serio y responsable, para una camada, o varias:
- La salud de la madre.

El riesgo 0 no existe. Cuando se hace una camada, hay que estar dispuestos a arriesgar la vida de la madre, tener que pagarle una intervención de urgencia si se pasa mal la cosa (hay que contar entre 100 y 200 euros, a veces más dependiendo de las complicaciones). Para minimizar los riesgos, hay que elegir correctamente a la rata que va a reproducir: ni muy joven, ni muy vieja, ni muy frágil, ni muchas veces, etc.
 
- La salud psicológica y física de los bebés.

Nunca se puede dominar toda situación, pero informarse correctamente antes de lanzarse, y hacerlo lo mejor que se pueda, es un mínimo.
Ya sólo por los pequeños que vendrán al mundo y los futuros adoptantes, hay que elegir correctamente a los padres, alimentar a los bebés de forma adecuada, no darlos en adopción muy temprano (para la salud física y psicológica), educarlos en un ambiente higiénico, darles espacio suficiente y estimulaciones necesarias para un desarrollo armonioso. Pero no es todo, también hay que hacerles pasar revisiones veterinarias para asegurarse de que tienen buena salud y desparasitarlos.
 
- Encontrar un hogar para todos los bebés

A partir del momento que se decide tener una camada, se tiene la responsabilidad de encontrar un hogar a cada pequeño. Quiere decir que si no se da encontrado, hay que estar dispuestos a quedarse con los que no lo tengan, mismo si eso significa quedarse con todos! Hay que pensarlo antes y prever, no solamente el espacio necesario, pero también los medios! Son seres vivos y no juguetes. Así que si se vive, por ejemplo, en un pueblo con tres casas contadas y sin medios de transporte... ya se empieza mal...
 
- Ser honestos con los adoptantes.

Todo el mundo puede cometer errores, somos humanos, y en materia de reproducción, nunca nada es seguro. La única cosa que no es aceptable, es de ocultar un problema y dejar a la persona arreglárselas! Si los bebés están/estuvieron enfermos, o si en un momento dado, despues de la reproducción, uno de los progenitores tiene un problema que pueda ser hereditario o genético, hay que decirlo!! es lo mínimo! Críar y tener adoptantes, también significa estar disponible para el seguimiento!
 
- Ser sincero con uno mismo

Sean cuales sean las precauciones que se tomen, nunca se controla al 100% el futuro de los bebés si no se quedan todos en casa. Hacer una reproducción, también es saber que, por desgracia, existe la posibilidad de que no se de con unos dueños perfectos. En el mejor de los casos, los adoptantes devuelven a los bebés al criador, pero también pueden abandonarlos por ahí... o todavía peor... la raza humana es imprevisible a veces. Si no se puede vivir con esta idea, mejor no lanzarse en la cría de animales.
 
Si todo esto está asumido perfectamente, adelante!
 
Página siguiente