Ocuparse de bebés huerfanos, rechazados por la madre, etc.:
   

Tuvimos que ocuparnos de los bebés de ColdnesS, porque esta los rechazaba. Al ser primeriza, una rata puede rechazar a sus bebés, porque: no sabe muy bien lo que hacer, no sabe exactamente lo que es, les tiene miedo, pasa simplemente de ellos, u otras razones. También se puede dar el caso de que los bebés se queden huérfanos.

Aquí os vamos a exponer una solución. No la mejor, pero la que nosotros hemos utilizado en ese caso concreto.
(En este caso, los bebés de ColdnesS salieron todos adelante)

 
Las posibilidades de que sobrevivan son realmente mínimas, es mejor encontrar a una madre de substitución, por ejemplo otra rata que haya tenido una camada en los mismos días. Lo ideal es que sean de la misma edad, o que los de la otra madre tengan uno-dos días más/menos, o como mucho tres, ya que los más pequeños no podrían rivalizar para obtener leche, con los más viejos. Y claro esto suponiendo que la otra madre no los rechace. Se han visto casos de otros animales que amamantaron otras especies... pero sinceramente a menos de tener una total confianza en el otro animal... no lo haríamos... es un riesgo de que no los acepte, que los vea como intrusos y que los mate...
En fin, si no se encuentra otra solución, hay esta que os dejamos, de darles de comer con una jeringa.
   

El material que hemos usado en este caso (lo que teniamos en casa):
- un neón halógeno de 13W
- una olla con agua caliente (salida directamente del grifo)
- un taper pequeño (dependiendo de la camada que sea, en este caso eran 5 ratitas)
- papel higiénico
- una jeringa de 2ml (se puede comprar en farmacia)
- un catéter para piercings (se puede comprar en un salón de tattoos y piercings)
- leche en polvo para corderos (se compra en el veterinario o tiendas agroalimenticias) o si no dáis con ella también vale la leche en polvo para gatitos/perritos del veterinario.
NO se les puede dar la típica leche para animales que se encuentra en supermercados!!
Las dosificaciones que hemos puesto son para la leche de corderos en polvo, no serán las mismas para otra leche. Normalmente cada envase tiene escrito las medidas que hay que echar. Pero hay que tener cuidado de no echar de más! se sobre alimentarían los bebés y pueden morir! es mejor que esté la leche demasiado aguada, que no muy cargada!

   
Primero, instalarlos en un sitio que tengan calor constante, mientras les daremos de comer de uno en uno.
Y a sabéis que las ratitas se quedan muy rapidamente frías! Tampoco es que tenga que ser un calor agobiante... sino también pueden morirse. Lo ideal es entre 28-30 grados...
Hemos pensado en una olla simple, con agua caliente, salida directamente del grifo (NO calentarla en la cocina!) y metiditos, en baño maría, dentro de un taper pequeño con papel higienico para mantener el calor.
Hay que renovar el agua de vez en cuando porque enfría rápido...
   
En vez de agua caliente, también es posible utilizar un tipo de manta eléctrica, teniendo cuidado de no ponerla muy caliente (respetar siempre la temperatura de 28-30 grados). Así el calor es constante. En nuestro caso no teníamos manta eléctrica.
   
Más, por encima de ellos, una lámpara que desprenda calor, sin quemarlos! hemos puesto en este caso un simple neón halógeno... al encenderlo no está caliente, pero después de más o menos media hora encendido, desprende un calorcillo. El neón este es de unos 13W... no es mucho, hay que tener cuidado con los ojos de los bebés porque la fuerte luz puede volverlos ciegos. Nosotros les hemos hecho un nidito para meterlos dentro con simple papel higiénico suave, de esta manera la luz del neón ya no es tan directa y sus ojos no corren riesgo.
   
La leche que les dimos es leche en polvo que se les da a los corderos cuando las ovejas no pueden amamantarlos.
(Normalmente la dosis para un cordero es de 200gr de polvo para 1L de agua.)
En este caso es muchísimo menos! le metimos una cucharada de postre de polvo para 0.5L de agua.


La dosis que tiene que tomar cada ratita es de más o menos 0.1mL (una rayita de la jeringa) de líquido cada hora!

También se puede ver cuando estan llenitos, porque al ser así pequeños, los órganos aun se pueden percibir a través de la piel ^_^ y el estómago cuando esta llenito de leche se les ve blanquito.

Justo después de la toma, hay que masajearles la barriguita, para ayudarles a evacuar... hacer sus necesidades digamos... desde arriba hacia abajo. Se puede hacer con los dedos, teniendo las manos calentitas, o sino con un algodón humedo (calentito también). Aun no son capaces de hacer sus necesidades solos, es indispensable ayudarles!

Cada "toma" de leche con el masajito dura más o menos 15-20min para cada ratita.
   
Les intentamos dar de comer, pero la jeringa simple (2ml) tiene la boca muy grande (cuidado que se pueden lastimar los labios de los bebés), no es fácil... ellos no dan tragado muy bien aún... así que es mucho más probable que traguen de revés (hacen burbujitas por la nariz... puede ser muy peligroso porque se encharcan los pulmones! hay que tener mucho cuidado!)
Fuimos a por un catéter con los que hacen los piercings (ver más abajo)
Es un tubito que en cuanto hacen el agujero para los piercings, lo dejan el tiempo que pongan "la joya". Es flexible, blandito, no lastima a las ratitas y es de silicona, o caucho.

Al principio, es posible que los bebés rechacen la leche, porque no huele a la madre y no tiene el mismo gusto. Hay que insistir.

   
Aquí las fotos de la jeringa con el catéter puesto, para que podáis ver el tamaño.
El tamaño del catéter es el más fino que hay. Lo fuimos a buscar a un salón de piercings y tatoos.
   
   
Aquí os hemos relatado nuestra propia experiencia, en las siguientes páginas os explicaremos la teoría.
   
 
Página siguiente