Los laboratorios
 
Las ratas de laboratorio llevan muchos años siendo criadas para la busqueda de nuevas enfermedades y sus posibles curas. La genética de cada una es tan similar que, en cada intento, salen animales identicos o casi. Es importante, ya que reduce los factores modificadores de un estudio. Los laboratorios empezaron primero a criar ratas albinas, hermanos con hermanas, por lo menos en 300 generaciones. El resultado fue que en el 99,9% de los casos eran genéticamente los mismos individuos, los clones de los que había producido la naturaleza, sin necesidad de tecnología!
Después de esto, decidieron ampliar los experimentos a otras variedades, utilizando el mismo proceso de reproducción. Uno de los casos más famosos, es un macho llamado "Sprague-Demley", albino, pero que reproduce mucha descendencia. Lo cruzaron con hembras muy fertiles y hoy en día incluso, descendientes de él, tienen camadas de 18-25 bebés, cuando la media se situa entre 6 y 12 bebés por camada. Estas ratas ganaron su popularidad fuera de los laboratorios, tanto en criadores de ratas domésticas, como en camadas para alimento vivo. Siguen iendo populares en los laboratorios, de hecho de esa descendencia apareció espontaneamente la primera rata dwarf. Estas últimas tienen un defecto genético que produce muy pocas hormonas del crecimiento. El resultado ha sido que las utilizaran para experimentos, ya que es igual de complicado el gen en ratas, que el dwarfismos en humanos. Los criadores de ratas doméstica las han cruzado con rata de tamaño pequeños, para hacerse otro camino que el de los laboratorios, pero la diferencia está en que esta dwarf necesita más genes para ser reproducidro, no es suficiente un cruzar dos dawrves.
Al principio los estudios sugerían que estas ratas eran menos propensas a los tumores, pero recientes estudios demuestran lo contrario. Indican que son más propensas a los tumores mamaris debido a la falta de hormonas del crecimiento.

Un punto opuesto es la rata "Zucker" ("azúcar" en alemán), criada en laboratorio para ser naturalmente muy obesa. Estas ratas no tienen control de su peso y han sido criadas para alcanzar un peso enorme y ser muy obesas, mismo siendo alimentadas con comida igual que para las demás. Estas ratas son predominantes en las busquedas contra el diabetes y no tanto apreciadas como mascotas por culpa de su salud. Algunas ratas Zucker se han visto fuera de los laboratorios, como animales de compañía, pero no han sido criadas.

   
 
 Página siguiente