En caso de una rata adulta
   
Ratas mal o no socializadas/sociabilizadas:
 
Las ratas que no han sido socializadas ni sociabilizadas de pequeñas, tienen un alto riesgo de ser problemáticas, sobre todo, llegada la adolescencia. Todo se puede llegar a solucionar con mucho tiempo y paciencia, aunque la edad de la rata puede facilitar o empeorar la cosa.

Por ejemplo, las ratas de tienda, donde solo las crían para lo que son, no reciben ningún tipo de educación hacia humanos u otros animales, tendiendo a ser muy miedosas con nosotros y hacia otras ratas.
Para acostumbrarlas a nosotros, recomendamos ayudarnos por una o dos ratas del mismo sexo muy sociables, confiadas y cariñosas, sobre todo hacia nosotros. La otra rata verá que no tiene miedo y que viene con nosotros feliz y contenta. También deberemos pasar muuucho tiempo con ella, acariciandola, sobornandola con cositas ricas y poco a poco nos iremos ganando su confianza.

 
En caso de ser reacia o tener miedo hacia las otras ratas, se deben de ir juntando poca a poco y no de un golpe y en un sitio neutro (que no tenga el olor ni de una ni de otra); este también es el procedimiento a seguir al presentar a ratas que no se conocen. Poco a poco se irán conociendo, insistiendo todos los días pero sin agobiarlas. La rata "miedosa" se irá aproximando poco a poco a la que es confiada y sociable.
 
En caso de ratas agresivas por miedo, el proceso el similar al mencionado anteriormente pero, primero, habrá que acostumbrarla a los seres humanos y no juntarla directamente con otra rata ya que no serviría de nada. Para que se vayan conociendo lo mas recomendable es ponerle las jaulas al lado para que se vayan oliendo pero sin contacto fisico. Una vez acostumbrada a nosotros, se pueden ir juntando las ratas en un sitio neutro, igual que en el caso anterior.
 
 
página siguiente