Cómo acostumbrar una ratita a nosotros
   
Si la rata se deja coger:
 
Las ratas sociabilizadas, acostumbradas a los seres humanos, no suelen tener problema. Estas ratitas suelen venir de ellas mismas a "investigarnos". Al abrir la jaula suelen venir o si tratamos de cogerlas no oponen restistencia, o si lo hacen, esta es mínima, como mucho unos ligeros pitidos, con lo que querrán decirnos que no nos conocen y que no confían todavía en nosotros.
 

Para los primeros días, nosotros recomendamos estar con ella en un lugar donde, si se siente agobiada, pueda alejarse por un momento, pero no escaparse. Por ejemplo, un sofá, donde podemos sentarnos con ella y comenzar el "enlace".

 

Ella nos observará y olerá, primero desde lejos para irse acercando. Es muy normal que, en los dedos, nos den leves "mordisquitos", estos no son para nada dolorosos ni fuertes. Lo hacen para, de cierto modo, "probarnos". De esta forma observan no sólo nuestras reacciones, sino también pueden comprender si somos buenos o malos. La mayoría de los animales se guían por energías, lejos de tocar el tema paranormal, todo ser vivo tiene unos niveles de energía, los animales prefieren a las personas con un flujo de energía estable, rectilíneo (personas tranquilas, pasotas, con un carácter seguro); mientras que tienden a huír un poco de la gente que tiene energía que "hace picos" (por ejemplo, personas impulsivas, con trastornos de personalidad, etc.). Por eso tenemos que tratar de estar lo más tranquilos y relajados posible. Todos los sentimientos tienen "olor". Realmente son feromonas, no es algo que podamos claramente oler como si fuera una colonia, sino más bien es algo que percibimos inconscientemente. Los animales saben interpretarlo y comprender lo que sucede. Así, una persona que tiene miedo "desprende" feromonas que lo significan; seguramente muchos habeis constatado que, por ejemplo, los perros siempre se acercan más a las personas que les tienen miedo, no es una casualidad, y no lo hacen por mal, sino que es un poco como si fueran hacia ella diciendo "no te voy a hacer nada, soy bueno", pero como no pueden hablar nuestro idioma... pues la persona lo interpreta de otra manera, la mayoría de las veces totalmente opuesta. Bien, pues las ratas, igualmente lo perciben, y en caso de una rata insegura, si aún encima se le suman los sentimientos del humano, ya esté enfadado, angustiado, con miedo a que le muerda, etc. nunca se conseguirá obtener confianza por parte de la pobre ratita, ahogada en tanto sentimiento negativo.

 

Otra cosa que suele llamar la atención es el pis, tanto en machos como en hembras. Las ratas también reconocen los olores y los asimilan con sus compañeras, con nosotros, con eventos pasados, etc. Muchas veces, durante la fase de conocimiento entre humano y rata, tienden a hacernos unas gotitas de pis encima. Esto, al contrario que los perros, por ejemplo, que lo hacen para marcar, las ratas lo hacen para hacernos saber que les gustamos y que nos consideran como parte de su familia; también les servirá, mientras no se acostumbren a nuestro olor propio, para, en cierto modo, reconocernos. En estos casos no debemos reñirles, sino sentirnos halagados de tal honor. Son sólo unas gotitas, aunque comprendemos que algunas personas sean rehacias a esto, pero no debeis reñirles por ello. Se acostumbrarán rápido a nuestro olor y dejarán de hacerlo. También podemos contribuír un poco a esto, por ejemplo, metiendo en su jaula una camiseta o prenda vieja de algodón, que huela a nosotros (nada de colonias o desodorantes; si está recien lavada o lleva mucho tiempo en el armario, habrá que ponersela un rato antes de dársela a la ratita).
Nota: Si el pis pasa de lo considerado como "gotitas" a ser un "chorretón" no significa lo mismo. Las ratas bien pueden haber orinado propiamente dicho, orinarse (o defecarse) por miedo o stress, o en caso de algunas ratas de carácter dominante, para marcar el territorio (en este caso van arrastrando el trasero dejando una línea, bien marcada, de pis. Lo suelen hacer sobre todo en presencia de otras ratas).

 
Acostumbrándola poco a poco cada día, notaremos enseguida que nos hace confianza y se hace amiga nuestra ^_^
En caso de que, por cualquier razón, haya un día donde no puedas sacarla, no hay que preocuparse, ni lo aprendido hasta el momento, ni tú, sereis olvidados.
 
 
 
página siguiente