¿Cómo acostumbrar a nuestra rata a hacer sus necesidades en un esquinero?
   
Como ya hemos mencionado, las ratas son animales muy limpios que, salvo excepciones, hacen sus necesidades en un mismo lugar. Pero a alguna le cuesta acostumbrarse a hacerlo en un esquinero.

Antes de nada tenemos que tener en cuenta que, si la ratita lleva poco tiempo en casa, puede ser normal que no sepa donde “hacer sus cosas” o que las haga por toda la jaula para marcar y dejar su olor.

El primer paso para acostumbrarlas es observar donde tienen su “WC”. Hemos de colocar en ese o esos lugares los esquineros. A ser posible, los fijaremos con alambre a la reja o paredes de la jaula, para evitar que lo tiren o lo muevan.
Antes de colocarlo, limpiaremos bien la zona, llenaremos el recipiente con sustrato y se lo enseñaremos a las ratas.
Podemos colaborar a la causa metiendo en ellos unas cuantas caquitas y, de nuevo, enseñárselas; para que asimilen que eso es el retrete.

Si tras varios días la cosa no cambia, podemos echar unas gotitas de lejía en el sustrato que hay en el esquinero; para que asimilen ese olor con la idea de que allí tienen que hacer sus necesidades. El olor de la lejía es similar al de la urea que está en el pis.
Limpiaremos también el lugar donde no queremos que hagan, con algún producto que tenga olor desagradable, pero que no sea dañino para ellas (como vinagre, por ejemplo).

IMPORTANTE: Si vemos que acumulan las heces en otro lugar, probaremos a ponerles allí el esquinero.

- Hay ratas que saben que tienen que usar el esquinero pero que, por diversas razones, no lo hacen y defecan al lado. En casos así podemos probar a poner un recipiente de más fácil entrada y/o que ocupe el espacio donde lo estaba haciendo.

- Si las ratitas tienen la costumbre de quitar el sustrato del esquinero y este está en un piso alto, tirará gran parte de él al suelo. Un truco para que esto no suceda es hacerse con un esquinero más alto. Por ejemplo, un tupper de cierta altura, quitarle una de las paredes y/o hacerle varias entradas por la parte por la que no mancharán, dejando sin agujeros la o las partes que queden en contacto con la reja

- Si los pillamos en el momento en el que lo hacen fuera del esquinero, podemos reñirles y enseñarles donde lo deben hacer.