Ratas agresivas con el ser humano
   
Hay diferentes formas de agresividad, pero siempre tenemos que mirar mas allá de lo que "la rata nos demuestra".
Hay ratas que son agresivas porque han sido traumatizadas, otras porque se ha hecho algo que no les va, otras por problemas mentales, otras por miedo y otras porque, simplemente, no les caes bien (aunque parezca absurdo, existen)
 
Ratas agresivas por un trauma. Lo primero, en este caso, sería averiguar el trauma que ha pasado la rata. Una vez esto esté en conocimiento, hay que intentar demostrarle que puede confiar en nosotros, SIEMPRE dejando que se acerque ella misma y no forzarla, para esto podemos ayudarnos de cositas ricas y de otras ratas, de las megasociables
 
Ratas agresivas por haber hecho algo que no les cuadró. Muchos humanos no saben tratar con las ratas y la mayoría de los mordiscos suelen ser por haber hecho cosas que les han molestado, por ejemplo, si a una rata que no conoces la coges por la cola, ella se va a defender de alguna manera. En estos casos hay que tener mucho en cuenta los hechos previos y las posibles señales que nos haya mandado la rata y que, a lo mejor, a nosotros se nos han pasado. Una rata sociable, si la molestas, te hara un "puic" o te "marcará" levemente, si llegara morderte, seguramente, habrá sido porque la has lastimado y no has sabido ver que ella te decía que la hacías daño. En casos así no debes reñirla, pues ella te ha avisado y la culpa ha sido tuya.
 
Ratas agresivas por problemas mentales. Hay que tener mucho cuidado con este tipo de ratas, pues suelen ser bastante imprevisibles y un día le gustas y al siguiente te puede morder porque si!. Las más comunes en padecer este tipo de problema son las ratas de tienda, ratas de macrocriaderos que no tienen tiempo para sociabilizarlas o, en otro caso, ratas con mala genética.
En caso de ratas con mala genética, todo es analizar la situación, pero desgraciadamente si los antepasados ya padecen este problema, no hay mucho que hacer ya que puede ser una enfermedad hereditaria. También puede ser alguna malformación congénita que derive en lo psicológico, en ese caso, un examen veterinario es imprescindible.
En caso de problemas mentales, pueden ser por dos razones: por problemas en lo adquirido, en ese caso solo nos queda analizar el porqué y resolverlo como anteriormente he mencionado; y por problemas mentales sin razon aparente, saber que saber existen minusvalías mentales en animales, y eso supone que no haya mucho que hacer para corregirlo
 
Ratas agresivas porque no le caes bien. Al igual que nosotros, las ratas tienen sus opiniones hacia nosotros y lo mismo que a ti una persona no te cae bien, a ellas tampoco. Este caso es el más fácil de resolver y de diagnosticar. Si ves que tu rata con otras personas es super sociable y que no tiene ningún signo de agresividad, al contrario de lo que hace contigo es que no le caes bien. Estos casos son muy poco frecuentes, pero existen.
Si la relación no es satisfactoria, por mucho que se haya intentado, lo mejor es que esa ratita esté con una persona con la que sí se lleve bien.