Como fabricar una jaula  
   
A continuación, os vamos a poner fotos, como ejemplo, para construir una jaula.
   
Para empezar tenemos que tener bien claro lo que queremos hacer, y sobre todo para cuantas ratas será. Se puede utilizar una simple estantaría comprada en un comercio de brico, o restaurar un viejo mueble.
Una vez que está pintado, con pintura acrylica no-tóxica (en las instrucciones y composición tiene que venir especificado que sirve para animales o para juguetes para niños), podemos seguir adelante con el resto.
   
Antiguamente un viejo mueble-cama.
 
Tenemos que forrar la jaula con reja cuadrada de 1cmX1cm. Sin olvidarnos del techo y pensar en todos los sitios por donde podrían salir (incluído los agujeritos pequeñitos, que aunque parezca imposible que pasen por el, ellas pasan igual).
 
Para sujetar la reja podemos graparla con las grapadoras típicas para tapizar (terminando de clavarlas con el martillo), o bien sujetarla con clavitos en forma de "U".
 
Después de esto hay que preparar los marcos de las puertas y añadirles la reja en medio, para formar la puerta entera. Cuidado, antes de elegir las medidas de los marcos, hay que tener en cuenta que más adelante habrá que ponerles cierres! Hay que elegir unos marcos lo suficientemente anchos como para poder fijar unos pasadores, o similar. Y medir bien el largo de la puerta para que encaje bien según el tipo de cierre que se habrá elegido.
 
Para la sugeción de la puerta, mejor utilizar visagras corrientes. Atornillandolas simplemente. Mejor es hacer previamente el agujero, por ejemplo con un taladro, para no reventar la madera una vez que metamos el tornillo.

 
Después hay que poner los cierres. Para ello, se pueden utilizar varios métodos, obviamente siendo los más simples, los cierres tipo pasador o enganches.
 
Una cosa muy importante, es verificar que no haya lugar a fugas. En caso de tener espacios, posibles pasadizos para salir, hay que remediar a ello. Para las puertas, por ejemplo, se pueden poner laminas de metal con bordes redondeados, para que puedan roer los marcos.
   
Igualmente para el borde del techo de la jaula, donde también pueden hacer un agujero.

 
El bajo de la jaula tiene que estar bien cerrado en caso de querer meter un cajón (con lecho), para poder limpiarla. Sus bordes tienen que ser sólidos y no dejar salir las ratas mientras se quita el cajón (también se pueden sacar de paseo por la casa mientras se limpia la jaula, eso ya a gusto de cada uno).
   
La parte inferior de la puerta de abajo tiene que tener un borde suplementario (en caso de utilizar un cajón) o ser más alta de lo que debería de ser. La razón es que las ratas son listas y empujarían la puerta para salir.
   
A gusto de cada uno, forrar los pisos con papel adhesivo para que sean más fáciles de limpiar, o bien dejarlos con la simple capa de pintura. Personalmente recomendamos forrarlos, ya que en caso de dar con ratitas que hacen sus necesidades en cualquier piso, la orina termina deshaciendo la madera, y por lo tanto habrá que pintar o directamente cambiar la madera de los pisos.
 
Una vez la jaula hecha, se puede pasar a la siguiente fase, que es la decoración interior. Esto ya es a gusto de cada uno y de cada ratita. Se pueden inventar mil cosas o ingeniarselas con cosas simples. No hay que olvidar que las ratas son roedores y por lo tanto hay que tener en cuenta que las cosas no durarán mucho.
 
Indispensable, un "cagadero". Puede ser una bandeja, un esquinero, un cajón en el bajo de la jaula, etc. o todas esas cosas juntas. Podeis encontrar una rata super limpia que lo hace siempre donde debe, o bien de lo contrario, una rata que lo hace en todos los pisos. Sea la opción que sea, tendrá que tener lecho para que pueda hacer sus necesidades.
   
Primordial, un comedero. En este caso lo hemos atado con un alambre, a la reja exterior. Ya que siempre lo andan meneando para un lado y otro de la jaula, tirandolo de piso en piso.
   
Obviamente, con el comedero va el bebedero!
Como se puede ver en la foto, no es más que una botella de refresco de 1 litro. La boquilla es la de un biberon barato, comprado en un bazar. Algunas de ellas tienen las mismas medidas que las bocas de las botellas de refrescos. Solo queda encontrar cuales!
Para sujetar la botella, un poco de alambre! (que invento más mágico que es el alambre!!)
 
Una hamaca. Les encanta dormir en los sitios altos y mulliditos, por lo que una hamaca es ideal. Se pueden comprar directamente en tiendas de animales, o bien fabricarlas uno mismo. Personalmente hemos visto que las hamacas de las tiendas poco duran y son bastante caras, así que hemos decidido improvisar y sinceramente a las ratitas les gustan más! en este caso hemos utilizado un ensaladero comprado en un bazar barato, al que hemos hecho agujeros en la base (en caso de que a alguno le diera por orinar dentro de el), que hemos sujetado con alambres (previamente agujeros hechos para pasar los alambres) y dentro del cual después hemos metido una pequeña toallita para darles una cosa mullidita.
 
Una casita no vendría mal! Se puede fabricar o comprar en tiendas de animales.
También se pueden poner algunas cuerdas para trepar (comprar una cuerda normal en una ferretería y hacerle nudos, o comprar una de juguete para perros, por ejemplo), un cacho de madera a modo de obstaculo para los juegos, una rampa, etc.
 
Unos tubos para trepar o esconderse.
 
Se pueden inventar una multitud de cosas! Hay que darle libre curso a su imaginación, las ratas se divertián mucho más con ellas! Un mini-sofa, por ejemplo, un castillo de tubos, etc. etc.
Nosotros, por ejemplo, les solemos fabricar cositas para que se diviertan con cartones, tubos de los rollos de papel higiénico, etc. Aquí todo se recicla y aprovecha!
Donde está la imaginación de nuestra infancia?!
 
 Págna anterior