Nuestras aves  
   
Estos son nuestros animales con plumas que comparten nuestra vida a diario :-)
 

Los agapornis

Se llaman Hades y Perséfone, en honor al mito griego que narra la historia de esta singular pareja.
Perséfone es una bichita gordita y simpática que se pasa todo el día cantando, y a veces te despierta por las mañanas. De color blanco azulado. Hades, es más tranquilo y canta sólo cuando nos ve, hace ruíditos simpáticos y raros. Es de color azul oscuro con la cabeza negra.

   

Las gallinas

Se llaman Ariel, Pelá, Cantarina, Lela, Gordi, Juno, Julietta, Carmela, Poliña, Rosiña, Bollita, Cascarrabias, Petarda, Pavía, Sombra. Sus nombres van acorde con la personalidad de cada una, son de lo que no hay. Son diez gallinas marrones y cuatro negras.
Son muy simpáticas, nos siguen a todas partes, metiéndose entre las patas y no nos dejan casi caminar! En cuanto nos ponemos a hacer algo en la tierra (plantar, escarbar, etc.) ahí llegan TODAS haciendo "coco?", que significa "gusano?", incluso nos ayudan a escarbar... ellas para buscar gusanos, bien seguro... Se suman a nuestras conversaciones telefónicas, cantando por detras (cual música de espera, ambiental)
Ponen unos huevos muy ricos y muy naturales ya que nuestras gallinas disponen de un amplio terreno para pasearse y comen cosas naturales :-)

   

El gallo

Se llama Monigoto y es todo un señorito! No parece muy sociable al principio, pero una vez que se le conoce (o le das de comer) se empieza a comprender su carácter. Es muy bonito y majo! No nos despierta a las cinco de la mañana, como la mayoría de los gallos, este tiene un buen reloj biológico! Le gusta cantar con la radio. Tiene complejo de Godzilla, pega cada pisada que se oye a metros de él! menos mal que no pesa 10kg, sino dejaría agujeros a cada pisada!

   
Las kikas y el kiko

Cuando nos regalaron a Carmencita, venía con siete huevecitos, de los cuales nacieron seis lindos pollitos. De esos seis, nos hemos quedado a tres: Pipa, Almendra y Leonido.
La mamá es suuuuper super cariñosa! y sus bebés siguen su camino, son todos super majos, aunque el kiko no sabe cantar...
   
 


   

La diferencia tremenda entre un huevo casero (izqu.)
y un huevo de supermercado (dere.)